Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Chilanga Banda | 12 diciembre, 2017

Scroll to top

Top

Crónica de un alien en el metro.

Crónica de un alien en el metro.

Todos los días un alien se sube al metro rumbo a su trabajo, no se asusten no es nadie de otro mundo. La palabra Alien significa: extranjero, forastero, meteco, persona que vive en un país que no es su patria natal.
Pues bien, con alien me refiero a mí. Aunque no soy extranjera si soy de otro estado, y una de las cosas que encuentro más fascinantes es el metro y las cosas que suceden dentro y fuera de él.

Como usuaria hardcore del metro, lo encuentro la mejor forma de viajar por la ciudad y el Edomex, pues el tránsito esta fatal. Si bien vivo relativamente cerca de mi trabajo, hago casi 2 horas en llegar a él, pues saliéndo del metro tomo un bus y ahí es cuando viene lo bueno a la hora de llegar a mi destino. Un trayecto de máximo 10 kms, gracias al tránsito se hace hasta 1 hora.

Pero bueno no me quejo pues cada día que subo al metro me encuentro fascinada por la capacidad de la gente de dormirse y despertarse justo a tiempo para bajarse en su estación correspondiente. Yo no podría, siento que me quedaría dormida y me pasaría por muchas estaciones, pero estoy segura que uno agarra la práctica y tal vez un día de estos me duerma.

Otra cosa, es ver como las señoras y señoritas con una gran destreza se pintan. Se suben al metro con “cara lavada” y salen todas “guapas”, tan sólo el ponerse el delineador en los ojos les queda perfecto, ninguna mancha ni línea chueca. Hace días en este ritual de “belleza express” me tocó ver a una señora con tubos en la cabeza, eso si que es extremo.

Las salidas en la horas pico es un caos total. Los empujones y luchas por entar/salir de los vagones es un deporte, como lo dije hace unos cuantos artículos es una “lucha grecorromana”. Además el hecho de ser aplastado no es nada bueno, uno puede salir lastimado. Un claro ejemplo es lo que me sucedió hoy, con las frenadas tan bruscas del metro, un señor de complexión robusta (gordo pues) no venía agarrado de nada y yo venía prensada de un tubo, cuando el metro freno el señor me cayó encima lastimándome el tórax y aún me duele.

Una de las cosas más curiosas, es la iniciativa de Marcelo Ebrard con “El metro es cultura”. A mi me parece buenísima la idea de que en un espacio público muy concurrido podamos ver algo de cultura. Además, al menos de mi parte; me sirve de distractor cuando salgo toda enojada porque me empujaron en el metro, que se me me hizo tarde o cuando terminé  de trabajar para olvidarme lo que pasó en la oficina.
En el metro Auditorio tenemos la exposición de Metromanía, que nos muestra los metros del mundo, en Cuatro caminos hay una exhibición de trajes tipicos y la de Polanco es sobre como combatir la depresión; así como muchas otras expos que hay en las estaciones.

A la salida del metro encontramos lugares para comer, que son los preferidos de muchos trabajadores y ejecutivos. En mi caso en particular que siempre me bajo en el metro Auditorio, la gama de olores  sabores que encuentras al salir de este metro es increíble: dulces, tacos, tortas, jugos, fruta, y demás .
Los puestos de tacos parecen ser los preferidos pues siempre están llenos de  hombres “trajeados” que se echan una orden de pastor, suadero o maciza antes de ir a sus jornadas de trabajo. Mientras que otros son mas light y se van por sus jugos y tortas.

Puede que a muchas personas les gane la cotidianeidad del metro y no se fijen en lo que pasa dentro y fuera de él, pero a mi me encanta ver y observar todo lo que pasa.

Comments

  1. Juan

    Exelente reseña y soy también un alíen hecho y derecho, pues mi recorrido es de aprox 2.5 hrs desd la sierra de Texcoco hasta los alrededores del Angel de la Independencia. Los espacios culturales son también buenos y distractores XD.

    Y la comida aledaña a las entradas son exquisitas, pesonalmente en Xola hay unas gorditas muy muy buenas 😀 y a solo $5 pesos!!!! Eh comido varias veces y sigo vivo XD

    Saludos y venga a nosotros el vagón vacío 😀

  2. krixztian

    Buena anecdota… Asi es el metro es todo un mundo y como todo muchas personas no se dan cuanta. saludos.

  3. faliahut

    Pues muchas gracias, la verdad este post es una pequeña miniserie. La próxima semana posteo otro artículo de un Alien en el DF. Saludos!

  4. Francisco

    Muchas reseñas más como éstas. Es genial leer un punto de vista que no sea queja.