Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Chilanga Banda | September 18, 2014

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Mudanzas ligeras

Mudanzas ligeras

maleta

Soy bastante conocida por ser una nómada. En los tres años que llevo viviendo en el DF, he cambiado de departamento al menos, unas 5 veces. En unos pocos días, me vuelvo a mudar a una nueva colonia: La Roma.

Estoy bastante emocionada por mi nueva locación, ya que siempre fui una niña sureña (San Angel, Del Valle, Mixcoac, Tlalpan), por lo que irme a una colonia más céntrica y más apegada a mis gustos, me tiene bastante contenta y nerviosa, puesto que también tendré roomies nuevo.

Mudarse, es una de las cosas más odiosas del mundo; sobre todo cuando tienes millones de cosas. En mi caso, solo un colchón enorme, una maleta en la que puedes meter a toda la familia Pitufo y mil cajas de archivo con libros, zapatos y chunches que he acumulado a lo largo de mi estancia en la ciudad.

He encontrado el problema de que muchas personas, nos apegamos demasiado a cosas (que a nuestros ojos), son valiosas, cuando en realidad pues, son inservibles y las tenemos por mero valor sentimental. Esto nos lleva, a que a la hora de mudarnos, acumulemos cajas con objetos que ya no utilizamos, ¿pero qué hacer con ellos?

Una de las mejores opciones es hacer una venta de garaje, pero seamos honestos; “ain’t nobody got time for that”, puesto que yo no pienso sentarme dos días enteros, esperando que alguien compre mis cosas. Afortunadamente vivimos en la era de a tecnología, en donde cómodamente, desde el sillón o la cama, podemos vender por internet, y esta es una de las cosas más fáciles de hacer.

Simplemente, buscamos nuestra página preferida para comprar/vender, nos creamos un usuario, tomamos unas bonitas fotos de nuestra mercancía, las subimos, ponemos precio y descripción y voilá; tenemos nuestra tienda online.

Súper sencillo y no nos tomó mil horas, además de que es más cómodo que estar sentada en este calor, esperando clientes.

Eso si, muchísimo ojo con lo que ofertan. Me ha pasado que hay productos que no han salido justo como en las fotos y he tenido que devolverlos.

Como tip: procuren que sus fotos salgan bien y muestren a detalle como está lo que van a vender, las especificaciones que sean de lo más claras (si tiene alguna falla o no), como usarlas y el precio (que tiene que ir acorde a lo que se ofrece), nunca mucho más.

Estefanía Liahut
Blogalaxia