Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Chilanga Banda | 29 Marzo, 2017

Scroll to top

Top

Qué dice el chicle que pegas en la ciudad

Qué dice el chicle que pegas en la ciudad
Katherine Montero

El mínimo acto de tirar un chicle en la ciudad dice mucho de ti, del entorno y del conjunto de personas que lo hacen. chicles TRES art collective ha realizado un estudio antropológico, de salud pública y servicios urbanos llamado “Chicle y Pega” en las calles del Centro Histórico. Para ser más exactos, el estudio refleja con mucho detalle lo que pasa en la calle Madero.

Además de encontrar interesante – pero no genial, interesante en el sentido de que conlleva mucha información – todo lo que se puede saber por medio de los chicles pegados en las calles del Centro Histórico, una de las razones más fuertes para realizar este estudio fue que, aunque se han hecho muchas brigadas de limpieza, se han comprado máquinas que quitan chicles de la acera y se limpian las calles frecuentemente, el tema de los chicles no mejora con el pasar del tiempo.

El estudio de TRES y la propuesta plantea un acercamiento planteado desde la etnografía, con una perspectiva de pepenador, para encontrar y sistematizar los chicles en la vía pública; para seguir con una antropológica, para entender costumbres y su relación social; arqueológica, para extraer información cultural; química, para encontrar vestigios e información biológica; y de la restauración, para encontrar metáforas urbanas de las constelaciones encontradas. Como lo notarás, es un estudio muy completo. Después del estudio, han salido datos curiosos y numéricos. Los datos curiosos que han salido del estudio son:

  • Los chicles representan un hábito de consumo y desecho pero también son objetos que modifican visual y estéticamente la ciudad.
  • Los chicles son un imán de mugre y polvo que viajan por el aire que respiramos.
  • La basura que generamos tiene la capacidad de almacenar información física y simbólica a través de la cual se puede elaborar un retrato de las conductas de nuestra sociedad.
  • El operativo por lograr una calle Madero libre de chicles, aún con la compra de máquinas para retirarlos, no ha logrado cambiar la costumbre de tirar chicles en la vía pública.
  • Cada mancha negra en el piso tiene material de ADN de la saliva de quién masticó el chicle que hizo la mancha.
  • La distribución de los chicles en la calle establece cómo es la movilidad de los transeúntes en Madero, de cómo hay más personas/chicles al centro de la calle, menos en las orillas y mayor concentración cerca de los semáforos.

Algunos de estos datos interesantes en números – y bastante tristes – son:

  • Existen 70 chicles pegados al piso por cada metro cuadrado en la calle peatonal Madero del Centro Histórico de la Ciudad de México.
  • En promedio, existen 770 mil chicles pegados en la calle Madero.
  • Cada chicle pegado en el suelo guarda entre 50 mil y 70 mil bacterias.
  • Cada chicle pegado en el suelo es pisado hasta por 2 millones de personas.
  • En Diciembre de 2010 – 45 días de haber sido inaugurada la calle peatonal Madero – se contabilizaban 8,441 chicles pegados en la nueva calle de concreto y mármol.
  • El Gobierno del Distrito Federal tuvo que comprar 10 máquinas para retirar chicles después de los números del 2010.
  • En el 2012, se retiraban entre 2,000 y 2,500 chicles a diario de la calle Madero.

TRES art collective está conformado por el fotógrafo Rodrigo Viñas y las artistas visuales Ilana Boltvinik y Mariana Mañón. No me hubiera enterado de toda esta información de no haber sido por la publicación en El Excélsior.

Te recuerdo que hace poco publicamos una campaña en video sobre los chicles y el metro que puedes visitar haciendo clic aquí: No tires tu chicle en el metro.