Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Chilanga Banda | 22 abril, 2018

Scroll to top

Top

El carro de las bodas

El carro de las bodas


Aún recuerdo hace unos años cuando mi prima se casó. Había rentado el carro de sus sueños para ese gran día (ya saben el carro blanco típico de las bodas), perooooooo… casual, el auto que había rentado se descompuso, cuadras antes de llegar a mi casa y no, no bromeó, pasó.
Para no hacerles el cuento largo, mi tía, rápidamente tomo uno de los arreglos que aún quedaban en la casa y decoró su carro y así, llevó a mi prima a su gran día.

Dicen que todo mundo tiene un Jetta en la cabeza y puede ser cierto, ya que el día de la boda de mi prima, su esposo le regaló uno y mi hermano tenía también poco tiempo con el suyo. Desde ese entonces he tenido cierta historia con el ese carro.

Uno de los chicos con los salí en la secundaria (el ya estaba en prepa) tenía uno y cabe mencionar, que me enseñó a manejar en ese auto (automático pero yo me sentía soñada). Años más tarde a mi mejor amigo, le regalaron uno por salir con promedio de excelencia de la prepa y qué decir, de varios de mis amigos que al parecer en la uni, todos tenían fiebres de Jettas.

Pero volvamos a las bodas, hace dos años, a mi ex novio (no diré cuál) le pasó algo similar a lo que le pasó a mi prima el día de su boda, sólo que esta vez era la boda de su hermana. El auto que rentaron, funcionó bien, pero en el camino se le ponchó una llanta… O sea nada grave, de no ser que no tenían una de refacción. Por suerte, mi amigo iba detrás del auto y sacó a su hermana y la llevó a la iglesia. ¡Vaya aventura!

Y si no me creen que el Jetta es el carro de las bodas, chequen el video:

Tags