Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Chilanga Banda | 18 abril, 2019

Scroll to top

Top

Manejando por el DF

Chrysler200
faliahut

Cuando uno de los del equipo editorial nos dijo que se iba a comprar un carro y que seríamos los primeros en dar el roll por el DF, no le creímos… hasta que llegó por nosotros.
En su flamante Chrysler 200 y al grito de: ¡ya súbanse!, nos decidimos a sacarle el mayor provecho a los asientos que olían a nuevo y a los nada mal 295 hp del nuevo integrante del equipo.

Nuestra primera parada, desayunar unos sopes en Taxqueña, ya saben los famosísimos que llevan el nombre de “El Gran Rábano”. Así pues, llegamos al lugar muy cómodos los 4, escuchando nuestro playlist del Corona, porque obvio no vamos a faltar este año.
Todo era risas y diversión, hasta que llegó la cuenta, porque obvio somos unos tragones, pero no nos detendría de los planes del día.

Siguiente parada: Cuemanco y los mercados de plantas. Nunca íbamos a falta de vehículo, pero ahora no había excusa. Fuimos a caminar un rato entre las plantas, antes de decidirnos llevarnos unas pequeñas palmeras y otras plantas de ornato para colgar del techo porque HIPSTERS 😉

Ya para esto eran la 1 pm y el sol estaba a todo lo que daba, lo bueno es que nuestro conductor, prendió el aire y así evitamos morir por el malvado sol. Siguiente parada sería Home Depot, ya que las paredes de la oficina necesitaban una manita de gato. Compramos pintura, brochas y unas cuántas tablas para hacerlas repisas.

Obviamente, nos dieron las 2 pm y dijimos ya es hora de comer o ¿no? Y como andábamos por el sur, decidimos irnos al Mercado de Coyoacán… No sin antes jugarle carreritas al taxi de al lado por medio Miguel Ángel de Quevedo, porque ya saben, motor nuevo y queríamos ver como reaccionaba el carro.
Todo muy bien, puesto que el Modelo 200 ofrece transmisión automática de 9 velocidades además de velocidad adaptable disponible con la funcionalidad Stop and Go+, advertencia de colisión frontal con frenado activo.

Para quienes vivimos en el DF, sabemos que estacionarse en Coyoacán puede ser un dolor de cabeza y que si encuentras un lugar, hay que hacer maniobras imposibles para caber, lo bueno de este carro es que tiene asistencia para estacionarte y así evitar darle golpes a la banqueta y los carros aledaños.

Así fue nuestro día y que mejor que estrenando carro, así que Carlitos, muchas gracias por presumirnos el carro y de paso, llevarnos a dar la vuelta.